Onconet
Medicina 21, medicina para pacientes

foto¿Qué es el Mieloma Múltiple?
El mieloma múltiple es un tipo de cáncer que afecta un tipo de glóbulos blancos de la sangre que se denominan células plasmáticas

El mieloma múltiple (MM) es un tipo de cáncer que afecta un tipo de glóbulos blancos de la sangre llamados células plasmáticas. Cada año, alrededor de 2.000 personas son diagnosticadas de mieloma múltiple en nuestro país. Para entender el MM puede ser útil entender primero qué es una célula normal y qué es una célula cancerosa.

Células normales. El organismo está compuesto por muchos tipos distintos de células. Cada tipo de célula tiene funciones especiales. Las células normales son producidas según las necesidades del organismo, de una manera ordenada y controlada. Este proceso nos mantiene sanos.

Las células plasmáticas y otros glóbulos blancos de la sangre, o leucocitos, forman parte del sistema inmunitario, que ayuda al organismo a protegerse de las infecciones y las enfermedades. Todos los leucocitos comienzan su desarrollo en la medula ósea, el tejido blando y esponjoso que rellena el centro de muchos huesos. Algunos leucocitos emigran de la medula ósea y maduran en otras partes del cuerpo. Algunos de ellos se desarrollan en células plasmáticas cuando el sistema inmunitario necesita luchar contra sustancias que pueden producir infección o enfermedad.

Las células plasmáticas producen los anticuerpos, unas moléculas de proteínas que se mueven con la circulación sanguínea para ayudar al organismo a eliminar las sustancias peligrosas. Cada tipo de célula plasmática responde a una única sustancia específica produciendo una gran cantidad de un único tipo de anticuerpo. Estos anticuerpos se unen y actúan sólo contra esa sustancia en concreto. Puesto que el organismo tiene muchos tipos de células plasmáticas, puede responder contra muchas sustancias.

Cáncer. El cáncer es un grupo de enfermedades con una cosa en común. Las células se vuelven anormales y son producidas en grandes cantidades. Las células cancerosas interfieren con el crecimiento y las funciones de las células normales. Además, pueden diseminarse de una parte del cuerpo a otra.

Células del mieloma. Cuando el cáncer afecta a las células plasmáticas, el organismo sigue produciendo más y más de estas células. Las células plasmáticas no necesarias, todas anormales y todas exactamente iguales, se llaman células del mieloma.

·         Las células del mieloma tienden a agruparse en la medula ósea y en la parte externa, dura de los huesos. En ocasiones se acumulan en un único hueso y forman una única masa, o tumor, que se denomina plasmocitoma. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las células del mieloma se acumulan en varios huesos, a menudo formando varios tumores y produciendo otros problemas. Cuando esto ocurre, la enfermedad se denomina mieloma múltiple. El MM es un cáncer de un tipo de célula sanguínea; aunque se localice en los huesos no es un cáncer de células óseas.

·         Puesto que las personas con MM tienen un número anormalmente grande de células plasmáticas idénticas, también tienen una gran cantidad de un tipo de anticuerpo. Estas células del mieloma y sus anticuerpos son capaces de producir un buen número de problemas médicos serios.

·         El aumento del número de células del mieloma va lesionando y debilitando los huesos, produciendo dolor y en ocasiones fracturas. El dolor óseo puede hacer difícil la movilización del paciente.

·         Cuando se lesionan los huesos, liberan calcio hacia la circulación sanguínea. Esto puede producir hipercalcemia, es decir, una elevada concentración de calcio en la sangre. La hipercalcemia produce pérdida del apetito, náuseas, sed, debilidad muscular, nerviosismo y confusión.

·         Las células del mieloma impiden a la medula ósea la formación de células plasmáticas normales y de otros glóbulos blancos que son importantes para el sistema inmunitario, que puede no ser capaz de enfrentarse contra infecciones y enfermedades.

·         Las células cancerosas también pueden impedir el crecimiento de nuevos glóbulos rojos, produciendo anemia. Los pacientes con anemia se encuentran muy cansados y débiles.

·         Los pacientes con MM pueden tener serios problemas en los riñones. El exceso de proteínas de los anticuerpos y de calcio impide que los riñones filtren y limpien la sangre adecuadamente.

Síntomas

Los síntomas del MM dependen de cuan avanzada está la enfermedad. En las fases más iniciales puede no haber síntomas. Cuando aparecen los síntomas, con frecuencia los pacientes tienen dolor óseo, a menudo en la espalda y las costillas. Los pacientes también pueden padecer fracturas óseas, debilidad, fatiga, pérdida de peso o infecciones repetidas. Cuando la enfermedad es avanzada pueden aparecer los siguientes síntomas: náuseas, vómitos, estreñimiento, problemas con la micción y debilidad o entumecimiento de las piernas. Todos estos no son síntomas exclusivos del MM, ya que también aparecen en otras enfermedades .

Diagnóstico

El MM puede encontrarse tas una exploración física de rutina, antes de que el paciente tenga síntomas. Cuando el paciente consulta por síntomas, el médico le interroga sobre su historia personal y familiar y le practica una exploración física completa. Además de comprobar los signos generales de salud, el médico puede solicitar diferentes pruebas diagnósticas para determinar la causa de los síntomas. Si el paciente tiene dolor óseo, las radiografías pueden mostrar si hay lesiones o fracturas óseas. Se recogen muestras de sangre y orina del paciente para ver si contienen elevados niveles de las proteínas de los anticuerpos, que se denominan proteínas M.

El médico también puede solicitar una aspiración o una biopsia de la medula ósea para comprobar si existen células del mieloma. En la aspiración, el médico inserta una aguja en el interior de un hueso de la cadera o del pecho para obtener una muestra de líquido y células de la medula ósea. Para la biopsia, el médico emplea una aguja más larga para tomar una muestra de tejido sólido de la medula ósea. El patólogo examina las muestras bajo el microscopio para ver si hay células del mieloma.

Para planificar el tratamiento del paciente, el médico necesita saber el estadío, o extensión, de la enfermedad. El estadiaje es un cuidadoso intento de determinar qué partes de cuerpo están afectadas por el cáncer. La decisión del tratamiento dependen de estos hallazgos. Los resultados de la exploración del paciente, los análisis de sangre y de la medula ósea ayudan a los médicos a determinar el estadío de la enfermedad. Además, el estadiaje implica la realización de una serie de radiografías para determinar el número y el tamaño de los tumores en los huesos. En algunos casos se solicitará además una prueba de imágenes con resonancia magnética si se necesita ver mejor las zonas óseas afectadas.

 

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la extensión del cáncer y de los síntomas del paciente. También se tienen en cuenta la edad del paciente y su estado de salud general. Los médicos especializados en el tratamiento del MM son los oncólogos, los hematólogos y los radiólogos oncólogos.

 

El plasmocitoma y el MM son difíciles de curar. Si bien los pacientes con un plasmocitoma pueden estar libres de síntomas durante largos periodos de tiempo tras el tratamiento, algunos acaban desarrollando un MM. Para los que tienen MM, el tratamiento puede mejorar la calidad de vida gracias al control de los síntomas y las complicaciones de la enfermedad.

Las personas que tienen MM pero no tienen síntomas de la enfermedad, normalmente no reciben tratamiento. Para estos pacientes los riesgos y los efectos secundarios del tratamiento superan a los posibles beneficios del mismo. Sin embargo, estos pacientes deben ser vigilados estrechamente y su tratamiento empieza en cuanto aparecen los síntomas. Los pacientes con MM que necesitan tratamiento, normalmente reciben quimioterapia y en ocasiones radioterapia.

La quimioterapia representa el empleo de medicamentos para tratar el cáncer. Es el principal tratamiento del MM. Se pueden emplear dos o más fármacos que actúan conjuntamente para destruir las células del mieloma. Muchos de estos fármacos se toman por vía oral, otros se inyectan en un vaso sanguíneo. Por una u otra vía, los fármacos viajan a través de la circulación sanguínea y llegan hasta las células del mieloma en cualquier rincón del organismo. Por esta razón a la quimioterapia se la denomina terapia sistémica.

Los medicamentos anticancerosos con frecuencia se administran en ciclos, o sea, un periodo de tratamiento seguido de un periodo de reposo, luego otro nuevo tratamiento, otro nuevo periodo de reposo, etc. La mayoría de los pacientes reciben la quimioterapia en su domicilio, como pacientes ambulatorios, o en la consulta del médico. Sin embargo, dependiendo de su estado de salud y de los fármacos que se administran, puede ser necesario el ingreso en el hospital durante el tratamiento.

La radioterapia emplea rayos de alta energía para lesionar las células cancerosas e impedir su crecimiento. En esta forma de tratamiento, una gran máquina envía los rayos sobre el tumor y el área vecina. El tratamiento con radioterapia es terapia local, ya que afecta solamente a las células del área tratada. La radioterapia es el principal tratamiento para las personas que tienen un único plasmocitoma. Normalmente reciben radioterapia cada día de la semana durante 4 a 5 semanas en el departamento de consultas externas de radioterapia del hospital. Las personas con MM en ocasiones reciben radioterapia además de quimioterapia. El propósito de la radioterapia es ayudar a controlar el crecimiento de los tumores en los huesos y aliviar el dolor que causan estos tumores. El tratamiento dura habitualmente de1 a 2 semanas.

Posibles causas

En la actualidad, el MM es una enfermedad de causa desconocida, de la que no se sabe tampoco cómo prevenirla. Sin embargo, se sabe que uno no puede “pillar” el MM de otra persona, ya que el cáncer no es una enfermedad contagiosa.

Aunque no se sabe por qué una persona tiene MM y otra no, la mayoría de pacientes con MM tiene entre 50 y 70 años de edad, afecta más a negros que a blancos y a los hombres más que a las mujeres.

Algunas investigaciones sugieren la existencia de ciertos factores de riesgo para el MM. Por ejemplo, el entorno familiar de una persona parece aumentar el riesgo de desarrollar un MM: los hijos y hermanos y hermanas de pacientes con esta enfermedad tienen un riesgo ligeramente aumentado. Los granjeros y los trabajadores del petróleo expuestos a ciertos agentes químicos también parecen tener un riesgo superior al normal de padecer MM. Además, las personas expuestas a grandes cantidades de radiación, como los supervivientes de las explosiones atómicas del Japón, tienen un riesgo aumentado para esta enfermedad. No está claro si pequeñas cantidades de radiación, como las que reciben los radiólogos y los trabajadores de las plantas nucleares, también pueden aumentar el riesgo. Sin embargo, en la actualidad, no existen evidencias claras de que ni siquiera un gran número de radiografías aumente el riesgo de MM en un individuo.

En la mayoría de casos, las personas que desarrollan un MM no tienen factores de riesgo evidentes. Esta enfermedad puede ser el resultado de diferentes factores, conocidos y desconocidos, que actúen conjuntamente.

Imprimir el artículo

Buscar por enfermedad

Artículos recientes relacionados con Nefrología y Urología

| cáncer, oncología | tumor, cáncer, oncología, cáncer de páncreas, biomarcador, detección precoz | cáncer de colon, adenoma, pólipo, colonoscopia, genómica, medicina personalizada | cáncer de mama, oncología, veneno avispa, IRB Barcelona, tumor, cáncer ginecológico | cáncer, sida, tuberculosis, caquexia, grasa blanca, grasa marrón


Nota de prensa
  • AbbVie presenta datos preliminares de un ensayo fase 2 aleatorizado de veliparib en cáncer de pulmón no microcítico
  • Se presentarán resultados adicionales sobre un ensayo fase 1 en pacientes japoneses con CPNM

© Todos los derechos reservados Ediciones Farmavet, S.L.  | Aviso Legal  | Política de Cookies Ediciones Farmavet

Estamos utilizando cookies para darle la mejor experiencia en nuestro sitio. Las cookies son ficheros almacenados en su navegador y son utilizados por la mayoría de los sitios web para ayudar a personalizar su experiencia web.
Al continuar utilizando nuestra página web sin necesidad de cambiar la configuración, usted acepta nuestra política de cookies.