Prensa

La genética, variable fundamental a tener en cuenta para determinar el tratamiento de cáncer en la mujer

OncoDNA cuenta con diversos tipos de análisis genómicos, a realizar con muestras de tejido y/o de sangre, capaces de detectar estas alteraciones y de darle al oncólogo una mayor información sobre un tumor

El 28 de mayo se celebra el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, una fecha para recordar los problemas de salud a los que se enfrentan de forma diferencial, especialmente los oncólogos. En este sentido es importante hacer referencia a los avances que se han logrado a lo largo de este siglo en el campo del cáncer destacando, sin duda, la medicina de precisión.

Gracias a la denominada medicina de precisión, los oncólogos pueden tomar decisiones a medida para que cada paciente reciba un tratamiento específico y dirigido. “Nos permite saber cuál es el genoma y adaptarnos al tumor, aumentando la eficacia del tratamiento y reduciendo la toxicidad para el paciente”, subraya el Co-director de la Unidad de Investigación Clínica, Grupo de Oncología ONCOAVANZE, el Dr. Pedro Valero.

Especializada en medicina de precisión para el tratamiento y diagnóstico del cáncer, la compañía OncoDNA lleva años trabajando a nivel internacional con pacientes a las que se ha detectado alguna de estas patologías. Trabaja en colaboración con centros hospitalarios y especialistas en oncología y patología, realizando análisis genómicos de muestras de sus pacientes, tanto de tejido (biopsia sólida) como de sangre (biopsia líquida) para ofrecer una mayor información al oncólogo sobre un tumor y facilitar la toma de decisiones sobre qué tratamiento va a ser más eficaz sobre su paciente, con el objetivo de democratizar la medicina de precisión. 

Testimonios

“En mi caso, me lo recomendó el Dr. Pedro Valero porque veía que tenía posibilidades de entrar en un ensayo clínico y de que me dieran un tratamiento acorde a mis necesidades”, explica Mª Jesús Cortés, una de las pacientes de cáncer de las vías biliares, cuya muestras han sido analizadas por OncoDNA. Gracias al test genómico, los trámites se pudieron agilizar y Mª Jesús se encuentra en estos momentos realizando ese ensayo al que aspiraba en Barcelona.

 “Este tipo de soluciones como el test genómico OncoDEEP te dan la posibilidad de enfocar la enfermedad de otra manera. No mirando a un tipo de tumor por su nombre genérico, sino estudiando las mutaciones genéticas del paciente y tratándolo de forma dirigida, independientemente del tipo de tumor que tenga”, asegura.

El Co-director de la Unidad de Investigación Clínica, Grupo de Oncología ONCOAVANZE, el Dr. Pedro Valero, por su parte afirma con relación al caso de Mª Jesús, “el uso de OncoDEEP, análisis genómico específico para tumores en estadios III y IV, como el cáncer de pecho, pulmón y colon, nos ha abierto una ventana de posibilidades de ensayos clínicos y de tratamientos más específicos para tratar el tumor de Mª Jesús”.

Por otro lado, Mª Jesús comparte su gratitud hacia los especialistas que le están acompañando en este camino, “me siento muy arropada por todos los oncólogos que me están tratando e incluso por OncoDNA, cuyos profesionales han estado pendientes de mí actualizando datos y buscando posibles ensayos clínicos cuando ha sido necesario”.

Otra de las mujeres que se ha visto beneficiada por los test genómicos de OncoDNA es Christine. En 2017 le detectaron un cáncer uterino poco frecuente llamado leiomiosarcoma. “Representa un 0,2% de todos los cánceres detectados en el mundo”, comenta. Se lo detectaron durante una histerectomía (cirugía para extirpar el útero). “Cuando lo encontraron, el tumor tenía más de 10 centímetros, y poco después se observó que existía metástasis en otros órganos: pulmones, ovarios y en los dos pechos”, recuerda.

Christine se sometió a dos tratamientos diferentes de quimioterapia que le provocaron importantes efectos secundarios. “Fue entonces cuando tomé la decisión de realizar uno de los test de OncoDNA. De esta manera, mi oncólogo pudo ver que estaba reaccionando positivamente a uno de los tratamientos que estaba recibiendo, pero no a otro de ellos, y que estaba acumulando demasiada toxicidad innecesaria”, explica. Gracias a ello, su calidad de vida mejoró al reducirse los efectos secundarios, al mismo tiempo que el tratamiento seguía siendo efectivo.

“Los suyos son sólo dos de los muchos casos favorables que estamos alcanzado gracias a la medicina personalizada y al estudio genómico de los tumores. Queremos seguir ayudando a millones de mujeres con cáncer en todo el mundo, no sólo por convencimiento sino por compromiso, porque en el ADN de OncoDNA lleva el propósito de superar la enfermedad del SXXI con la ayudad de la genómica”, afirma Adriana Terrádez, directora de España, Portugal y Latinoamérica de OncoDNA.