Enfermedades

Asocian historial alérgico con mayor riesgo de cáncer hematológico en mujeres

Descubren una relación entre historial médico de alergias respiratorias, en especial a plantas y árboles, y un mayor riesgo de tumores hematológicos en mujeres. El estudio no halló la misma asociación en la población masculina.

Sistema inmunitario y cáncer
El papel del sistema inmunitario en los mecanismos causantes del cáncer está atrayendo el interés de los científicos. Si el sistema inmunitario está sobre activo, causa problemas como las alergias o las enfermedades autoinmunes; si está infra activo, también causa problemas como el cáncer. Cada vez más indicios apuntan a que los trastornos del sistema inmunitario como los provocados por desórdenes autoinmunes y alérgicos afectaría la supervivencia de las células en tumores en proceso de desarrollo.

Un estudio publicado recientemente ha descubierto una posible relación entre historial médico de alergias respiratorias (en especial a plantas y árboles) y un mayor riesgo de tumores hematológicos en mujeres. El estudio analizó los datos de 66.000 sujetos extraídos del estudio VITAL (VITamins And Lifestyle) que respondieron a una serie de cuestionarios sobre hábitos de vida, historial médico (incluyendo alergias alimenticias, a animales o plantas), entre otros datos. Después de un seguimiento de ocho años, 681 participantes desarrollaron un tumor hematológico durante el período de seguimiento. El perfil tipo era una persona con dos o más antecedentes familiares de leucemia o de linfoma de escasa actividad física y que calificaba su nivel de salud de “bajo”. Se detectó una relación entre antecedentes alérgicos a antígenos transmitidos por el aire (gramíneas, plantas, árboles) con un mayor riesgo de tumores malignos en la sangre. La asociación más significativa relacionaba alergias a plantas, herbáceas y árboles.

Los investigadores profundizaron en la asociación entre los diferentes subtipos de alergias y tumores hematológicos, descubriendo que los historiales de personas con alergias a las plantas mostraban una significativa asociación con neoplasias de células B maduras, uno de las cuatro principales tipos de linfoma. También existía un mayor riesgo de neoplasias de células plasma en aquellos participantes que informaron de alergias a gatos, perros y a otros animales. Las neoplasias de células plasma hacen que el organismo fabrique un exceso de células plasma. Cuando se analizó por géneros, la incidencia de cánceres en la sangre en respuesta a dichos alérgenos aumentaba en mujeres, pero no en hombres.

Los investigadores comentan que una posible explicación sería que los efectos de los cambios hormonales en el sistema inmunitario y su posible interacción con los mecanismos de carcinogénesis sería una posible explicación que debería ser estudiada en profundidad y confirmada por investigadores adicionales. Los autores del estudio descartan que la medicación contra las alergias tenga algún tipo de relación con la mayor incidencia de cánceres “no se conoce ninguna medicación anti alérgicas que cause cáncer”, comenta el autor principal del estudio, el Dr. Mazyar Shadman del centro Fred Hutchinson para la investigación del cáncer.

Los resultados de esta investigación serán publicados en el número de diciembre de American Journal of Hematology. Según los autores del estudio, se trataría del primer trabajo científico que revela importantes diferencias de género en la asociación entre alergias y tumores malignos en la sangre.

La medicina de género.
Uno de los nuevos enfoques en medicina sería la denominada medicina de género: existen diferencias fundamentales entre la forma en que enferman hombres y mujeres. La investigación médica realizada en oncología y en otros campos hasta hace unos treinta años habría estado enfocada casi exclusivamente al paciente masculino. El estudio de la salud de la mujer se ha centrado sólo en el aparato reproductivo. Está afectado por lo que se ha denominado “el síndrome del bikini”. Sólo se han estudiado de forma específica las enfermedades asociadas al aparato reproductor femenino: cáncer de pecho, útero y ovario, básicamente. Durante los últimos diez años, se ha descubierto que la mujer necesita de recursos diagnósticos y terapéuticos diferenciados a los del hombre. Existen al menos cinco campos en los que hay importantes diferencias de género. Estas serían: enfermedades cardiovasculares, cáncer, afecciones hepáticas, osteoporosis y farmacología.