Enfermedades

Fumar durante el embarazo eleva el riesgo de leucemia infantil

Un estudio desarrollado en la Universitat Autònoma de Barcelona ha comprobado que los elementos cancerígenos del tabaco afectan directamente al material genético del feto, ya que consiguen atravesar la placenta, y pueden provocar lesiones relacionadas con distintos tipos de leucemia.

A pesar de que en otras ocasiones ya se había asociado el tabaquismo de la embarazada a otros problemas de salud de sus bebés, como el peso bajo al nacer, uno de los directores del trabajo, Josep Egoczue explicó que "esta es la primera vez que surge una relación entre el hábito y los problemas cromosómicos del feto."

El equipo de investigadores analizó los análisis genéticos prenatales de las mujeres que se habían sometido a ellos, en un periodo de cuatro años. Después de más de 800 entrevistas, las mujeres participantes se distribuyeron en dos grupos: uno de 25 mujeres que habían fumado 10 o más cigarrillos diarios durante más de 10 años (y que siguieron fumando durante el embarazo), y otro grupo de 25 no fumadoras. Ninguna de ellas tomaba alcohol, café ni té.

Los cromosomas de los fetos de fumadoras presentaron un aumento significativo de anomalías. Además, sólo en éstos se detectaron lesiones en una región del cromosoma 11 (la llamada banda 11q23). En esta localización se encuentran tres genes que pueden contribuir al desarrollo de leucemias. Esta región se encuentra afectada en un 40-70% de los lactantes y en un 18% de los niños con leucemia linfocítica aguda o con leucemia mielomonocítica aguda.

Egozcue manifestó que, teniendo en cuenta que la inestabilidad cromosómica se considera un factor de predisposición al cáncer, "no se puede descartar que el uso del tabaco, especialmente durante el embarazo, aumente el riesgo de que estos niños padezcan otros tipos de cáncer durante el resto de su vida. No se trata de una relación causa-efecto, sino de un riesgo más elevado."

Fuente: JAMA 2005;293:1212-1222